Nuevo ensayo clínico concluye que Pilates es tan efectivo como la rehabilitación con electroestimulación del suelo pélvico para el tratamiento de la incontinencia urinaria tras la prostatectomía

Artículo original: Is Pilates as Effective as Conventional Pelvic Floor Muscle Exercises in the Conservative Treatment of Post-Prostatectomy Urinary Incontinence? A Randomised Controlled Trial (1)

INTRODUCCIÓN
Este reciente ensayo clínico realizado por Fabiana Rotondo et al, ha concluido que un tratamiento basado en el método Pilates es igualmente efectivo que un programa de rehabilitación de la musculatura del suelo pélvico, en pacientes con incontinencia urinaria causada por una prostatectomía (extirpación de la próstata). Este es el primer ensayo que analiza el efecto de Pilates con un protocolo específico en el tratamiento de la incontinencia, por lo que es de gran interés para nuestra clínica, ya que proponemos la práctica de Pilates a nuestros pacientes como método de estabilidad lumbo-pélvica, y también nos ocupamos de la fisioterapia en el área de uro-ginecología. En esta entrada de blog comentamos este ensayo clínico, así como algunas de las referencias a otros estudios que se mencionan.

PROSTATECTOMÍA RADICAL E INCONTINENCIA URINARIA: TRATAMIENTO Y EVIDENCIA
La incontinencia urinaria después de la prostatectomía radical es un problema que afecta a un número muy elevado de pacientes. La literatura cita porcentajes de alrededor del 90%. La prevalencia al año después de la cirugía es alta: menos de un 5% de casos se resuelven. En general se puede decir, que la incompetencia del esfínter uretral interno causada por la intervención es la causa de la incontinencia urinaria, y por lo tanto, el tratamiento conservador se basa en el reforzamiento de la acción muscular del esfínter uretral externo, a través de un programa de rehabilitación del suelo pélvico. El objetivo es mejorar el tono muscular y la activación del suelo pélvico durante las actividades de la vida cotidiana, restableciendo así la continencia.

pene hombre

Existen varios ensayos clínicos sobre la eficacia de la rehabilitación del suelo pélvico para el tratamiento de la incontinencia urinaria en esta población. Una revisión reciente de la base de datos Cochrane, concluye que persisten un 10% de incontinentes después de un año de la intervención. Sin embargo, Cochrane considera que la evidencia es sólo moderada, debido a la poca calidad de muchos de los estudios, la disparidad de las poblaciones y las intervenciones, y el no haberse confirmado la reducción de la incontinencia con el pad test (que consiste en el pesado de los protectores utilizados en un día, para calcular el volumen de pérdida) (2).
La rehabilitación del suelo pélvico a menudo utiliza como métodos coadyuvantes la electroestimulación y el biofeedback. La electroestimulación se aplica con un electrodo anal, por lo general en pacientes que no pueden contraer voluntariamente la musculatura. El biofeedback se utiliza para mejorar la conciencia de la contracción muscular. Aunque no es necesaria su aplicación en todos los casos, existe evidencia de que la electroestimulación acorta el tiempo necesario para conseguir la continencia en hombres operados de prostatectomía (3).

PILATES Y SUELO PÉLVICO
El suelo pélvico no trabaja de manera aislada sino que es parte del sistema de estabilización del tronco, trabajando en sinergia con el transverso del abdomen, los multífidos, y el diafragma, de tal forma que, la función respiratoria, la gestión eficiente de la presión intra-abdominal y la continencia son funciones interdependientes (4).

musculatura estabilizadora

El método Pilates tiene como enfoque la alineación de la columna vertebral, y la activación de la musculatura estabilizadora del tronco, como base del movimiento. Se utiliza la respiración diafragmática o costal, con expiraciones lentas con labios fruncidos durante el esfuerzo, lo que favorece la activación de los abdominales profundos (transverso del abdomen). En un programa de Pilates se puede entrenar el suelo pélvico para que se mantenga activo durante la ejecución de ejercicios que elevan la presión intra-abdominal, que es lo que se requiere para evitar pérdidas durante una actividad de esfuerzo en la vida diaria, como por ejemplo, estornudar o levantar un peso.

EL ESTUDIO
En este ensayo, se incluyeron 85 hombres operados de prostatectomía radical en el mes anterior, entre 50 y 75 años. Según los criterios de la Sociedad Internacional de la Continencia, se definió como incontinencia el uso de 1 o más protectores al día.
Se recogieron los siguientes datos:
•El tipo de incontinencia (de esfuerzo, de urgencia o mixta)
•El número de protectores al día
•El pad test de 24 horas
•El diario miccional,
•El resultado del cuestionario de incontinencia ICIC-SF
•Medición de fuerza del SP con una sonda anal de presión

Se dividieron los participantes en 3 grupos como sigue:
Grupo 1: 10 sesiones de Pilates de 45´, de dos personas, 1vez/semana, además de una tabla de Pilates para hacer en casa todos los días.
Grupo 2: 10 sesiones individuales de entrenamiento de suelo pélvico de 45´, 1vez/semana, con electroestimulación vía sonda anal, usando el protocolo específico para el tipo de incontinencia según la evidencia, seguidos de 3 series de 10 contracciones, en tres posiciones (tumbado, sentado y de pie). Los ejercicios de contracción se debían realizar además en casa todos los días.
Grupo 3: grupo de control, no recibió ninguna intervención.

La intervención para el grupo 1 de Pilates, comenzó con la instrucción de los principios de alineación, elongación de la columna, y activación del transverso abdominal y suelo pélvico, para seguir con una serie de ejercicios sencillos del repertorio básico: movilizaciones articulares de la pelvis, caderas y hombros, y ejercicios de estabilización del tronco con movimiento de piernas o brazos en posición supina, cuadrupedia, y bipedestación. La sesión completa y el orden de ejercicios están disponible en el artículo.
Una vez completada la intervención, se hicieron las mediciones de nuevo a los 4 meses de la cirugía. Los principales criterios de efectividad eran el número de protectores al día y la puntuación del cuestionario. De forma secundaria, la reducción del pad test de 24 horas.
Los resultados muestran que ambos grupos 1 y 2 obtuvieron una mejora considerable comparado con el grupo de control, con respecto a la reducción en el número de protecciones, el volumen de la pérdida y la mejora de la calidad de vida. Según la opinión de los autores, el método Pilates ofrece ventajas potenciales frente al entrenamiento del suelo pélvico con electroestimulación, como que es posiblemente más económico para la salud pública (no necesita equipos especiales y una vez aprendida la tabla, no necesitan acudir a un centro de salud) y más sencillo, comparado con el uso de sonda anal. En este sentido, Pilates puede representar otra opción de tratamiento para pacientes que no se sienten motivados con el método convencional.
Finalmente, según los autores, estos resultados justifican que se realicen nuevos estudios para evaluar los efectos de distintos protocolos basados en Pilates para la rehabilitación del suelo pélvico, incluyendo un mayor número de pacientes, evaluaciones objetivas de la fuerza de la musculatura del suelo pélvico y la adherencia de los pacientes al trabajo en casa.

AUTOR
Irene Puebla Hernández
Fisioterapeuta
Especialista en Pilates y suelo pélvico

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Rotondo Pedriali F, et al. Is Pilates as Effective as Conventional Pelvic Floor Muscle Exercises in the Conservative Treatment of Post-Prostatectomy Urinary Incontinence? A Randomised Controlled Trial. Neurourology and Urodynamics. 2015.
2. Anderson C, Omar M, Campbell S, Hunter K, Cody J, CM G. Conservative management for postprostatectomy urinary incontinence. .
3. Ribeiro L, Prota C, Gomes C, al e. Long-term effect of early postoperative pelvic floor biofeedback on continence in men undergoing radical prostatec- tomy: A prospective, randomised, controlled trial. J Urol. 2010;: p. 1034-9.
4. Sapsford R. Rehabilitation of pelvic floor muscles utilizing trunk stabilization. Manual Therapy. 2004;: p. 3-12.