Uno de los objetivos de una interesante revisión (Rambaud, Ardern, Thoreux, Regnaux, & Edouard, 2018), donde se incluyeron 201 estudios, fue describir los criterios que se utilizan para volver a correr tras una reconstrucción del ligamento cruzado anterior (LCA).

Empezar a correr es un punto muy importante en el proceso de rehabilitación para aquellas personas que van a correr en su vida diaria (corredores, fútbol, crossfit, etc.) pero una vuelta rápida podría incrementar el riesgo de recidiva de lesión del LCA.

Según esta revisión, el tiempo medio para volver a correr es de 12 semanas tras la cirugía. Sin embargo, este tiempo puede variar mucho en función de la rehabilitación tras la cirugía. Si el protocolo de rehabilitación es protector, caracterizado por un período de tiempo donde se controla el rango de movimiento de la rodilla (ej.: férula), no apoyo del peso y evitando la activación activa del cuádriceps en extensión terminal, se puede ir a 21-29 semanas. Por otro lado, si el protocolo de rehabilitación es contemporáneo, caracterizado por no tener restricciones en la movilización, extensión completa activa de rodilla y apoyo precoz del peso, se puede ir a 10-12 semanas.

 

¿QUE CRITERIOS UTILIZAN LOS DIFERENTES AUTORES PARA DECIDIR CUANDO UNA PERSONA OPERADA DE LCA PUEDE VOLVER A CORRER?

La mayoría de los autores utilizan únicamente el tiempo como criterio para decidir cuándo una persona operada de LCA debería volver a correr.

Sólo el 18% utilizan criterios específicos en la toma de decisiones.

 

¿CUALES SON LOS CRITERIOS CLINICOS MÁS UTILIZADOS EN LA TOMA DE DECISIONES PARA VOLVER A CORRER TRAS CIRUGIA DEL LCA?

Los aspectos clínicos más utilizados en la toma de decisiones para volver a correr tras una cirugía del LCA se exponen en la siguiente tabla:

 

OPINION PERSONAL Y COMENTARIOS CLÍNICOS

Como fisioterapeutas y como especialistas en la función, nos interesaría que tras la reconstrucción del ligamento cruzado anterior el tiempo de inmovilización fuese el menor posible ya que cuanto más tiempo de inmovilización, más durará el proceso de rehabilitación.

Aunque la mayoría de los autores se basan únicamente en el tiempo para decidir cuándo una persona puede volver a correr (media de 12 semanas), los criterios deberían adaptarse a cada persona. Para ello, habría que realizar una exploración individualizada en cada paciente para ver las disfunciones que presenta en los diferentes dominios como la movilidad, la presencia de efusión, la estabilidad, la fuerza, la propiocepción y la respuesta de la rodilla a test funcionales (ej.: saltos laterales).

Aunque la cirugía de reconstrucción del ligamento cruzado anterior lleva mucho tiempo realizándose, todavía quedan muchas preguntas por contestar. He aquí dos de ellas:

  • ¿Cuándo es seguro volver a correr sin poner en riesgo la plastia?
  • ¿Cuáles son los criterios mínimos para decidir cuándo una persona puede volver a correr?

 

REFERENCIA

Rambaud, A. J. M., Ardern, C. L., Thoreux, P., Regnaux, J.-P., & Edouard, P. (2018). Criteria for return to running after anterior cruciate ligament reconstruction: A scoping review. British Journal of Sports Medicine, 52(22), 1437–1444. https://doi.org/10.1136/bjsports-2017-098602

 

REALIZADO POR: Ladislao Campos Sánchez PT, MsC, PhD, IMTA Teacher.