El dolor de ingle es definido como un dolor en la zona púbica o abdominal baja o en la región de los aductores que puede ser uni o bilateral. La causa más común de dolor es la lesión muscular. Otras causas pueden ser: osteítis de pubis, hernia inguinal, impingement femoroacetabular, bursitis, desgarros del labrum, fracturas, displasia y otros.

En general, las altas cargas en la carrera, sprints, cambios de dirección y lanzamientos de balón, son consideradas mecanismos de lesión potencial en la ingle; por eso las lesiones en esta región son muy comunes en deportes de equipo de alta intensidad, considerando entre el 8-18% de las lesiones en el fútbol.

En 2015, una serie de médicos expertos publicó un importante informe de consenso introduciendo una clasificación para facilitar el diagnóstico de las lesiones en dicha zona. Identificaron tres categorías principales de dolor en la ingle en los atletas:

  1. Dolor de ingle relacionado con una estructura musculoesquelética.
  2. Dolor de ingle debido a una enfermedad en la articulación de la cadera.
  3. Dolor de ingle relacionado con otras condiciones médicas.

IMPINGEMENT FEMOROACETABULAR

El impingement de cadera se da comúnmente en pacientes jóvenes que realizan una actividad deportiva, especialmente hombres. Algunos piensan que esto puede tener un papel importante en el desarrollo futuro de la osteoartritis de cadera.

Como el diagnóstico está basado, entre otros, en cambios en la morfología del hueso, el diagnóstico por imagen tiene un papel principal en el diagnóstico, pronóstico y tratamiento del impingement.

Sin embargo, otros estudios apuntan la pobre evidencia de los hallazgos radiográficos en el diagnóstico de enfermedades de la cadera debido a la alta prevalencia de desgarros en el labrum encontradas en pacientes asintomáticos (hasta en el 73 %) (Mansell et al., 2016).

FACTORES DE RIESGO

  • Algunos estudios sugieren que los factores genéticos pueden tener un rol en el desarrollo del impingement femoroacetabular pero no hay evidencia que concluya esto.
  • Actividades que requieren mucho rango de movimiento en cadera (artes marciales) y/o una configuración anormal de la cadera. Las deformidades estructurales de la cadera, a menudo, limitan la actividad de los jugadores de fútbol.

El FAI generalmente se divide en dos tipos distintos en función de si la causa desencadenante se encuentra en el acetábulo (tipo PINCER) o en el fémur (tipo CAM). Sin embargo, en muchos casos se encontrarán de forma mixta.

Tipo PINCER es el resultado de un contacto lineal entre el reborde acetabular y la unión cabeza-cuello femoral. En este tipo las anomalías morfológicas acetabulares dan como resultado una cobertura ósea excesiva de la cabeza femoral.

 

Tipo CAM se produce cuando a lo largo de la unión de la cabeza-cuello femoral se pierde la cintura debido a la formación de una protuberancia ósea. Denominada comúnmente deformidad en “empuñadura de pistola” (Riley et al., 2015).

Estos dos tipos pueden darse por separado, pero se ha demostrado recientemente que la combinación de ambos está presente en la mayoría de los casos (86%). El impingement tipo cam ocurre con frecuencia en jugadores de fútbol masculinos. Algunos estudios encontraron que los hombres que juegan al fútbol tienen una mayor prevalencia de hallazgos radiográficos de impingement tipo cam que las jugadoras de fútbol.

En los casos de lesión condral como resultado del impingement tipo cam suelen ser más severos que los que resultan de el impingement tipo pincer (Candela et al., 2019).

DIAGNÓSTICO

El examen clínico es una parte importante en el diagnóstico del impingement femoroacetabular.

El dolor de ingle y de cadera de larga duración, a menudo, limitan las actividades de la vida diaria de las personas reduciendo su calidad de vida.

La triada de síntomas, signos clínicos y hallazgos radiológicos deben ser utilizados en el diagnóstico de este síndrome.

Los síntomas incluyen dolor relacionado con movimientos o ciertas posiciones de la cadera, clics, bloqueos, rigidez y agarrotamiento.

Los signos clínicos incluyen la reproducción del dolor del paciente durante los test de compresión de la cadera y limitación en el rango de movimiento. Finalmente, los hallazgos radiológicos que incluyen el abombamiento de la cabeza femoral (CAM), o sobrecubrimiento de la cabeza femoral por el acetábulo (PINCER) (Pålsson, 2020).

OPINIÓN PERSONAL

En nuestra clínica de Fisioterapia en Leganés, nos encontramos con muchos casos de dolor de ingle en jugadores de fútbol jóvenes.

Hay que tener en cuenta que hasta en el 86% de los pacientes habrá hallazgos radiológicos sin síntomas. Por esto, para nosotros es primordial realizar una buena historia clínica (lo que nos cuenta el paciente de su problema) y, seguidamente, una exploración física completa (movimientos activos, movimientos pasivos, test musculares, etc…) para realizar un tratamiento individualizado.

Como hemos comentado en anteriores blogs, no debemos tratar la resonancia magnética o la radiografía, si no los síntomas de nuestros pacientes.

 

 

Candela, V., De Carli, A., Longo, U. G., Sturm, S., Bruni, G., Salvatore, G., & Denaro, V. (2019). Hip and Groin Pain in Soccer Players. Joints, 07(04), 182-187. https://doi.org/10.1055/s-0041-1730978

Mansell, N. S., Rhon, D. I., Marchant, B. G., Slevin, J. M., & Meyer, J. L. (2016). Two-year outcomes after arthroscopic surgery compared to physical therapy for femoracetabular impingement: A protocol for a randomized clinical trial. BMC Musculoskeletal Disorders, 17(1), 60. https://doi.org/10.1186/s12891-016-0914-1

Pålsson, A. (2020). Combining results from hip impingement and range of motion tests can increase diagnostic accuracy in patients with FAI syndrome. Knee Surgery, 11.

Riley, G. M., McWalter, E. J., Stevens, K. J., Safran, M. R., Lattanzi, R., & Gold, G. E. (2015). MRI of the Hip for the evaluation of femoroacetabular impingement; past, present, and future: MRI Evaluation of Femoroacetabular Impingement. Journal of Magnetic Resonance Imaging, 41(3), 558-572. https://doi.org/10.1002/jmri.24725