¿QUÉ ES?

El hombro congelado, también conocido como “capsulitis retráctil” o “capsulitis adhesiva” (aunque esta terminología ahora está en desuso), es una enfermedad caracterizada por dolor y rigidez en el hombro. De forma general, comienza de forma espontánea (sin una causa traumática o lesión), los síntomas empeoran con el tiempo y luego poco a poco se resuelven entre 12-24 meses. Se suele dividir en 3 fases:

 

1ª fase o fase de “congelamiento”: Fase cuyo síntoma principal es el dolor. Puede haber presencia de dolor nocturno. La rigidez de hombro no suele estar presente en esta fase.

 

2ª fase o fase de “congelado”: Fase cuyo síntoma principal es la rigidez. El paciente no es capaz, o tiene muchas dificultades para hacer actividades cotidianas como abrocharse el sujetador, peinarse, coger un objeto de un armario o conducir. El dolor puede haber disminuido con respecto a las semanas-meses anteriores.

 

3ª fase o fase de “deshielo”: Fase de recuperación. La movilidad de hombro mejora lentamente en esta fase.

 

¿CÓMO SÉ SI LO TENGO?

 

PREVALENCIA

Entre 2%-5% de la población.  (Cho et al., 2019)

 

Es más común entre pacientes que presentan las siguientes características:

  • Sexo: mujer
  • Edad: comprendida entre los 50-55 años
  • Enfermedades sistémicas: sobre todo la DIABETES y también en pacientes con hipotiroidismo.
  • Predisposición genética
  • Inmovilización prolongada (tras una fractura, lesión o cirugía de hombro, también después de una cirugía postmasectomía o ACV)

 

DIAGNÓSTICO

Varios estudios, establecen como principal criterio la limitación en la movilidad tanto activa como pasiva del hombro, es decir, la movilidad que realiza el paciente sin ayuda, y los movimientos que le realiza el fisioterapeuta en el hombro sin ayuda del paciente. También resultan de ayuda en el diagnóstico pruebas de imagen como una radiografía para descartar otras posibles causas de dolor y rigidez de hombro. (Lewis, 2015)

 

TRATAMIENTO

Muchos estudios han demostrado que el tratamiento con fisioterapia, además de ser un  tratamiento conservador y no invasivo, proporciona muy buenos resultados en la sintomatología y en la calidad de vida de los pacientes. Los antiinflamatorios (AINES) son más efectivos si se combinan con un tratamiento de fisioterapia que por sí solos, al igual que la infiltración. (Cho et al., 2019)

 

En una base de datos de 2370 personas diagnosticadas con Síndrome de Contractura de Hombro Congelado, el análisis de los resultados concluyó que los tratamientos de fisioterapia con movilizaciones articulares y ejercicio, estaban asociados con mejores resultados y el ultrasonido y el masaje con peores resultados. (Lewis, 2015)

 

REFERENCIAS

Cho, C.-H., Bae, K.-C., & Kim, D.-H. (2019). Treatment Strategy for Frozen Shoulder. Clinics in Orthopedic Surgery, 11(3), 249. https://doi.org/10.4055/cios.2019.11.3.249

Lewis, J. (2015). Frozen shoulder contracture syndrome – Aetiology, diagnosis and management. Manual Therapy, 20(1), 2-9. https://doi.org/10.1016/j.math.2014.07.006